Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 julio 2007

Dos poemas dos

Los siguientes poemas, a pesar de que "llueve" en los dos, tratan temas diferentes. El segundo es el mismo y choteado de mi soledad por culpa de una "ingrata perjida, romántica insoluta…"
 
Esta noche,
como todas las noches 
hay lluvia de fuego.
 
La tierra se abre
traga personas, casas, carruajes;
el agua devora esperanzas, sueños y razones,
en una ciudad sin emociones.
 
Dios se ríe
ante su más grande obra,
que no somos nosotros.
 
Tenochtitlan exige su dosis
de sacrificios humanos
y cobra factura por nuestras traiciones
mientras el miedo anida en nuestros corazones.
 
La lluvia sigue
esta noche
sin final.
 
———–
 
Despierto.
Llueven cenizas.
ratas devoran
cuerpos putrefactos.
 
La vida se derrumba
 
El final llega
con la madrugada
y la ausencia
de tu cuerpo en mi alcoba.
 
 
Anuncios

Read Full Post »

Lo malo de sentir

 
Lo malo de sentir es que te siento,
lo malo de sentir es que te tiento,
lo malo de sentir es que te pienso,
lo malo de sentir es que te quiero.
 
Y, amor, es un lamento
lo que sólo debería ser canto,
al descubrir que día a día, más
y un poco más te estoy amando.
 
En las noches, tu piel anhelo;
en el día tu voz extraño;
en las tardes tú eras mi guía;
hoy ya ni en sueños a verte alcanzo.
 
Y ya no quiero, yo, ni soñarte,
por el temor de, al besar tu boca,
desear por siempre ahí quedarme
y rogar no despertar ya nunca.
 
Es por eso, en tu ausencia, que repito
mi plegaria de no ver la madrugada;
pues a cada muinuto que yo existo
lo malo de sentir es… que tú por mí no sientes nada.
 
Mácrom

Read Full Post »

Todo tiene tu nombre…

El dolor en mi cabeza,
el ardor de mis ojos,
el malestar en el estómago…
Todo tiene tu nombre.
 
Mientras escucho la radio, te recreo;
las notas corren, mi conciencia se va
y tú con ella te desvaneces en la noche.
A media noche.
 
"Caminando siempre juntos rumbo al Sol"
es lo último que escucho, y pienso
si podría ser verdad,
a pesar del resto de la canción
y de la melancolía del trovador,
a pesar de mi condena a muerte,
de la realidad de mi cama sin tu contrapeso,
de mis manos sin ti.
 
Apago por fin la música
que implacablemente taladra mi corazón
con su verdad desnuda,
y me dispongo a dormir,
solo, como siempre.
 
Entonces mi lecho,mi cuarto,
hasta mi viejo televisor de bulbos
y el dolor que cargo a mis espaldas,
son sinónimo de deseo.
 
 
Y la oscuridad, abrumadora,
todas las cosas del universo
y de mi mundo
y de este infierno,
se escriben con tu nombre.

 
Y el sabor a derrota en mi boca
va, poco a poco,
con el cincel de mi aliento,
esculpiéndote en mi ventana.

Read Full Post »