Letras Mías

Entre las ramas

No hay mejor lugar

para observarte

cuando tomas el café

de cada mañana

y frunces el ceño

ante las noticias

que la radio te da.

 

Y miro tu pelo,

húmedo y brillante,

tus ojos, tu piel,

alistándose para la jornada

mientras corre el tiempo,

y tienes que partir,

dejándome por unas horas.

 

En la tarde a tu regreso

te contemplo fastidiada

desprenderte de tu ropa

"preparar" tu comida

de horno de microondas

y sentarte frente al televisor

mientras llega la noche.

 

Al final del día

al tenderte en tu lecho

mi vida se apaga

junto con tu luz.

Todo queda en tinieblas

que me impiden amarte

desde mi morada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s