Letras Mías

No hay color

Esta tarde el sol quema
y dificulta mi visión
que no percibe colores,
sólo un trazo de dolor.
 
Te fuiste una tarde nublada
con promesa de volver
llevandote contigo el brillo
que iluminaba mi ser.
 
Algunos días te leí, poeta,
pero fueron líneas efímeras
que avivaron las cenizas
de un destino que ya no era.
 
Poco a poco fue perdiendo
este mundo su color;
hoy sólo veo rayones blancos
en la hoja de mi amor.
 
Regresa, niña, regresa
y devuélvele a mi vida,
sin esperanzas ni sueños,
un poquito de ilusión…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s