Letras Mías

Cuestión de tiempo

Hoy, tras el anuncio funesto
me detuve unos minutos
para pensar si era cierto
el aviso de tu deceso.

Unos minutos…

Regresé a la Tierra
convertido en mensajero
de las malas nuevas
y lloré por dentro.

De regreso a mi casa
(tu casa) corría el reloj
pero no pasaba el tiempo
ni la duda ni el dolor.

Vinieron así los reclamos
a ti, a dios, a los años.
¿Por qué la vida sólo
debe durar un momento?

Pasaron las horas…

Y te vi, dormido,
adelantado a tu tiempo
con sonrisa de un humano
que va trascendiendo al cuerpo.

Respiré en paz y te di un beso
sé, que en el devenir galáctico,
tu sueño será mi sueño
donde juntos nos embriagaremos.

No de alcohol, sino de tiempo
del que gira eternamente
y que pronto, frente a frente
me permitirá decirte que te quiero.

Hermano, hoy no estás para abrazarte
golpearte, insultarte o sonreirte.
Pero no importa, porque sé
que sólo es cuestión de tiempo…

2 comentarios sobre “Cuestión de tiempo

  1. Así es, mi querido Pablo. Todo es cuestión de tiempo.
    Me estrujaste el corazón, ¿sabes?
    Te mando un abrazo, y no nos queda, después de los reclamos, la ira y la tristeza… màs que seguir nuestro camino, el cual algún día nos reunirá con aquellos. Porque recuerda: Aunque los senderos se bifurquen… “todos los caminos llevan a Roma”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s