Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 junio 2011

Trato

Trato de…
zurcir recuerdos de ti,
pegarlos en el álbum del espejo
con la goma de sonrisas.

…vender momentos viejos,
en un kiosco dentro de la habitación.
Recuerdos de barbas remojadas,
en vasos interminables de wiskey,
de vestigios de besos,
de romances pasados.

…de lavar tu rostro del celuloide,
las manchas no ceden.
El vidrio insolado se entretiene reflejando distancias.
Un marco nos divide.

…acicalar mi memoria.

…tirar basura.

…tirar la puerta del desgano.

En el patio trasero, manchado de ilusiones,
de pájaros muertos, de conversaciones rotas.

…lavarlo.
Da nauseas.
Ensuciarlo más, duele.

…esconder la mugre, entre las baldosas, de los ojos,
y que el llanto enjuague,
lo que alcance.

Pablo Osset

Anuncios

Read Full Post »

La noche y la lluvia
suavizan mis sentidos,
agudizan mi piel,
me despiertan.

Silencio.
Solo un leve chapoteo
y mi latir apagándose
puedo escuchar.

Antes de morir
(o del sueño)
dos luces se encienden
frente a mí.

Es un jaguar agazapado
esperando el momento
de brincar y devorarme,
incluso el alma.

¿Es que acaso debo irme
en esta noche llena de vida?

El jaguar me mira
con ojos de fuego
abre el hocico
y gruñe al fin.

Potente, estrujante,
diáfano, vívido.
Su rugir es un canto
cercano a lo divino.

Se acerca, me mira compasivo,
continúa cantando mientras
lame tiernamente mis heridas
(las visibles y las intangibles).

Y continúa su melodía,
llenando de luz mi alcoba,
su selva, el infinito
el camino, mis oidos.

Me voy en sus notas,
que arropan mi espíritu
colmándome de savia,
rumbo al infinito…

Mácrom

Read Full Post »

Gotas de café

La noche perdió su negrura poco a poco nació el día, se renovó el mundo.
Sentado, mientras procuraba no regar migas al suelo,
miré un par de gotas de café
que parecían observarme desde el piso
castigándome con su desprecio
por no haberlas bebido.

Entrecerré los ojos
las recogí con mis dedos y las unté
delicadamente en mi palma derecha,
parecían reconfortadas.
yo, aún intranquilo
miré al cielo.

Me sentí, por breves minutos,
una gota de café sobre el pavimento
olvidada, salpicada ahí por sabrá dios qué motivo,
y entonces, en medio de una cafeística depresión
llegaste tú, extendiste tu mano
y suavemente me arropé en tus dedos.

Mácrom

Read Full Post »