Letras Mías

El canto del jaguar

La noche y la lluvia
suavizan mis sentidos,
agudizan mi piel,
me despiertan.

Silencio.
Solo un leve chapoteo
y mi latir apagándose
puedo escuchar.

Antes de morir
(o del sueño)
dos luces se encienden
frente a mí.

Es un jaguar agazapado
esperando el momento
de brincar y devorarme,
incluso el alma.

¿Es que acaso debo irme
en esta noche llena de vida?

El jaguar me mira
con ojos de fuego
abre el hocico
y gruñe al fin.

Potente, estrujante,
diáfano, vívido.
Su rugir es un canto
cercano a lo divino.

Se acerca, me mira compasivo,
continúa cantando mientras
lame tiernamente mis heridas
(las visibles y las intangibles).

Y continúa su melodía,
llenando de luz mi alcoba,
su selva, el infinito
el camino, mis oidos.

Me voy en sus notas,
que arropan mi espíritu
colmándome de savia,
rumbo al infinito…

Mácrom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s