Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 marzo 2012

Un minuto compartido con esta mujer
casualmente en la cafetería
es algo así como una gran ocasión.
Porque esta mujer
no se cansa de hablar
de mover las manos
con su filin relampagueante
con su vestido inusitado de heliotropos;
a todo el mundo le gusta encontrarse
con una mujer así,
con esta mujer precisamente
y más si sabe
que mañana mismo va a huir
por la puerta silenciosa del suicidio.

Joaquín Baquero
(Cuba)

Coffee woman - Roland Jackson
Ink - ball point pen on paper
11x14

Read Full Post »

La gente dice:
Polvo,
Sideral,
Funerario,
y se queda tranquila,
contenta,
satisfecha.
Pero escucha ese grillo,
esa brizna de noche,
de vida enloquecida.
Ahora es cuando canta
Ahora
y no mañana
Precisamente ahora.
Aquí.
A nuestro lado…
como si no pudiera cantar en otra parte.
¿Comprendes?
Yo tampoco.
Yo no comprendo nada.
No tan sólo tus manos son un puro milagro.
Un traspiés,
un olvido,
y acaso fueras mosca,
lechuga,
cocodrilo.
Y después…
esa estrella.
No preguntes.
¡Misterio!
El silencio.
Tu pelo.
Y el fervor,
la aquiescencia
del universo entero,
para lograr tus poros,
esa ortiga,
esa piedra.

Puedes juntar las manos.
Amputarte las trenzas.
Yo daré mientras tanto tres vueltas de carnero.

Oliverio Girondo

 

 

Read Full Post »

Rastro de Tiza

Todos morimos, sin falta, cada día,
de a poco o súbitamente, nos extinguimos
pero en fracciones de segundo o antes, si apremia,
resucitamos… ¿a qué hora mueres tú?

Sin embargo, hay quienes no regresan
almas desprendidas de sus cuerpos
ya sea por el tiempo, por mala salud,
hay quienes no regresan por un instante de mala suerte
otros, infames, renuncian a su derecho a la vida.

Pero los hay también dolosos, los despedidos
los que dejan un rastro de sangre
o si acaso una silueta de tiza;
que cada día se multiplican
como una moda morbosa, sin pudor.

¿A dónde van las almas de los desprendidos a la fuerza?
¿Dejan memoria o solo son trozos de olvido,
carroña del sistema, fruto podrido de esta tierra?

Pienso en el perito con su lápiz de arcilla
y no dejo de preguntarme:
¿Llevará algún registro?
¿Impondrá récord?
¿Sentirá orgullo o asco de llegar a los cien?
¿A los mil le darán un premio?

No sé si algún día, amigo pintor de asfalto,
me harás los honores o a mis seres queridos.
Disculparás que no te quiera ver,
en tus horas laborales, cerca mío
o de algún familiar o amigo;
disculparás el exceso de trabajo
en el te hemos metido.

Quizá estés conforme con esta sociedad
o al menos agradecido
de que día a día se requiera más tu tiza
y tu pulso diestro sobre el piso.
Quizá tienes uno de los peores trabajos del mundo
pero alguien tiene que hacerlo:
Dibujar la muerte.

Quizá deberíamos todos adoptar tu papel
coger tizas de las escuelas, de las fábricas u oficinas
o pedazos de carbón o ladrillo
y emprender la tarea, tu tarea
que aún no has visto;
quizá deberíamos todos
dibujar una gran silueta
de 1,972,550 kilómetros cuadrados
en forma de zapatilla
y aceptar que no vivimos…

Mácrom

 

Read Full Post »