Letras prestadas

Dulce fantasma, ¿por qué me visitas…?

Dulce fantasma, ¿por qué me visitas
como en otros tiempos
nuestros cuerpos se visitaban?
Me roza la piel tu transparencia,
me invita a rehacernos caricias imposibles:
nadie recibió nunca un beso
de un rostro consumido.

Pero insistes, dulzura. Oigo tu voz,
la misma voz, el mismo timbre,
las mismas leves sílabas,
y aquel largo jadeo
en que te desvanecías de placer,
y nuestro final descanso de gamuza.

Entonces, convicto,
oigo tu nombre, única parte tuya indisoluble
música pura en continua existencia.

¿A qué me abro?, a ese aire imposible
en que te has convertido
y beso, beso esa nada intensamente.

Carlos Drummond de Andrade, periodista brasileño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s