Letras Mías

El viajero de Venus.

Lo vi venir
certero cual Guilermo Tell
rápido como el rayo
y a la vez fugaz como los sueños.
Nadie supo de su llegada
ni vio las heridas
nadie miró su partida
agitando los pañuelos.
Él simplemente se fue
raudo, como vino,
y sin decir palabra
azotó mi sino.
Hoy me alimento del olvido
del tiempo y la distancia
bebo el néctar de la indiferencia
duermo en un lecho vacío,
vacío de perefumes
de sombras y venusinos
camino por sendas llenas de espinos
voy hacia la luz.

Si algún día regresa
él sabe: no será bienvenido.

Mácrom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s