Letras Mías

Lobotomía

Para Mariana Hernández

A veces amanezco con ganas de una lobotomía. Camino unos pasos, me asomo por la ventana y observo a la gente en su andar errante y vacío. La envidio. Cierro los ojos y escucho el tic-tac de un reloj imaginario que me va acercando al final. Salgo a las calles vacías, sin vida, solo unos cuantos cuerpos deambulantes -algunos atractivos para ese instinto de conservación y trascendencia- y demasiado humo gris. Y una pregunta sin respuesta. Y muchas aristas sin final. Ando por veredas, entonando una canción sin acordes de guitarra pero con finos soplidos del viento. Te veo. Entonces surgen un par de respuestas (no a la gran pregunta, pero surgen).

Si esto ocurre, al otro día amanezco con ganas de una lobotomía. Y si no, simplemente me dan ganas de abrirme de tajo el foramen magnum y practicarme una ablación cerebral total…

Mácrom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s