Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 octubre 2013

Proemio

Mucho me admiro, en esta luz,
de como vivo, pues ni de día ni de noche
puedo dormir bien, casi nada;
tengo tantos pensamientos ociosos
exclusivamente por falta de sueño,
que, en verdad, no me ocupo
de nada de lo que viene y se va,
y para mí nada está ni vivo ni inerte.

Todo es igual para mí-
el gozo o la pena, dondequiera que esté-
pues no hallo placer en nada,
como si fuera una cosa confusa,
siempre a punto de caer;
pues la imaginación está siempre en mi mente.

Y, como bien lo sabes, contra natura
sería vivir de esta manera
pues la naturaleza no le bastaría
a ninguna criatura terrestre
para durar mucho tiempo
sin sueño y con tristeza;
y yo no puedo ni de noche ni de mañana,
dormir y así, tengo melancolía
y miedo de morir.

La falta de sueño y la pesadez
han matado la vivacidad de mi espíritu,
de modo que he perdido todo deseo.
Tales fantasías pasan por mi cabeza
que no sé que es mejor hacer.

Pero la gente me pregunta ¿por qué
no puedo dormir y qué me pasa?
Pero, sin embargo, el que esto pregunta no pregunta sinceramente.
Yo mismo no puedo decir por qué
el hecho; pero en realidad supongo
que se trata de una enfermedad
que sufro desde hace ocho años
y sin embargo mi bote nunca logra acercarse;
pues hay un solo médico
que pueda curarme, pero eso terminó.

Pasémoslo por alto a otra cosa;
lo que no puede ser, debe ser dejado de lado.
Atengámonos a nuestro primer tema.
Entonces, cuando vi que no podía dormir,
hasta tarde, la otra noche,
me incorporé en la cama
y pedí que me alcanzaran un libro,
un romance, y me puse
a leerlo e hizo pasar la noche;
pues me pareció mejor entretenimiento
que jugar al ajedrez o a las damas.

Y en este libro había fábulas
que los clérigos, en tiempos antiguos,
y otros poetas, habían compuesto,
para leer y conservar en la mente,
mientras los hombres amen la ley natural.
Este libro solo hablaba de esas cosas,
de las vidas de reinas y de reyes,
y muchas otras cosas pequeñas.

Entre todo esto encontré un relato
que me pareció algo maravilloso.

Geoffrey Chaucer, poeta inglés.
Del poemario El libro de la duquesa.
Traducción: Laura Cerrato

La Esfera, de Maurits Cornelis Escher

Anuncios

Read Full Post »

Arderé en las llamas del infierno
Esta noche, cuando cae la lluvia
Aderezada con granizo
Arderé sobre una cama de hojas secas
Sobre un piso volcánico
Bajo el manto de la Luna
Y serán mis restos calcinados
Los que sigan gritando tu nombre
Mientras la combustión eterna los incendia
Mientras gritan en silencio tu nombre
Amor mío.

Mácrom

Read Full Post »

Al borde del abismo
solo hay un íntimo deseo
de saltar hacia la nada
y terminar así la historia.

Salto.
Cierro los ojos.
Desgarro mis alas
para vencer el instinto.
Caigo.
Abro los ojos.
Deseo ver el acercamiento del fondo
el fin y la oscuridad en primer plano.

De pronto un zumbido
Un arcoíris
Una nube de algodón
Las fauces de un lobo
Un nido de serpientes
Una ola de notas musicales
Llanto y esperanza
Una flor disfrazada de calavera
Una bandera Blanca
El negado olvido.

De pronto llega la poesía
Y el abismo no es nada
y sin embargo
tras parpadear estoy de nuevo
al borde del abismo.
¡Y qué ganas infinitas de saltar! (más…)

Read Full Post »