Letras prestadas

Por los gregorianos muertos

Cesen las risas y comience el llanto. Esta mesa en sepulcro se convierte. ¡Vivos y muertos, escuchad mi canto! Mientras que vinos espumosos vierte nuestra antigua amistad, en este día, y con alegres brindis se divierte; y en raudales se escapa la armonía; y la insaciable gula se despierta; y va de flor en flor… Sigue leyendo Por los gregorianos muertos

Letras prestadas

Siempre fui mi pene

Siempre fui mi pene, Dios mío, siempre fui el pedazo de mi carne que entraba en las mujeres, que me hacía hombre, conocedor del mundo, propietario de la vida y de la muerte. ¿Por qué me disminuyes? Yo no quiero aprender de tu sabiduría. Yo quiero el falo erecto, pero erecto, para entrar a la… Sigue leyendo Siempre fui mi pene