Letras Mías

La niña y la luna. Por Pablo Saldaña

Un cuento mío, con fotos de Barry Domínguez.

Fotogrammas

CUENTO

Por Pablo Saldaña.

Fotos: Barry Domínguez.

La niña y la luna

Susana caminaba por el bosque en la noche, le gustaban los paseos nocturnos porque la mezcla entre silencio y pequeños ruidos misteriosos le permitían soñar despierta. Gustaba de caminar cerca del río para que el susurro la transportara a otras tierras, pasear cerca del acantilado para que la brisa acariciara sus mejillas, o recostarse entre la florida para que la gama de olores inundara su ser.

Una noche, mientras recorría una vereda entre álamos y abedules, se detuvo un momento, con un dejo de asombro y volteó al cielo: la luna no estaba. Empezó a caminar más lento y gritaba, llamándola: “¡¿Luna… luna… dónde estás?!”.

Así pasaron unos minutos cuando unos ruidos entre matorrales la hicieron girar; frente a ella, una sonrisa entre arbustos se manifestó y tras unos segundos salió ante ella. Era un conejo extraño, tenía…

Ver la entrada original 1.026 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s