Letras prestadas

LETRAS PERDIDAS

(A mi abuela Enedina)

Hace mucho tiempo,
una mujer quiso escribir poesía,
y no lo hizo
o tal vez sí,
no lo sabemos.

En esa época donde
siempre era de noche,
había mujeres soñando las estrellas
anhelando la vida de otros,
a escondidas,
sigilosas
con miedo.

Porque el mundo no era para ellas,
el destino era otro,
era materno,
estaba lejano
siempre enterrado en la tierra como
semillas de flores que no germinan nunca.

A veces, a mitad de una clase de Biología,
pienso en ellas como pienso en la historia de mi abuela.
Ella hubiera sido botánica, lo sé
había un jardín de bugambilias en sus ojos,
hablaba en el idioma de la lluvia,
hablaba en el idioma de las nubes con tristeza
y me decía:

-Enséñame a escribir, mi niña, para enseñarle a los muertos
Aunque lo último que sepa sea leer mi nombre en una tumba.
Enséñame lo que aprendes en la escuela.
A mi también me hubiera gustado escribir poesía.

Mariel Damián, poeta mexicana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s