Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Letras prestadas’ Category

Es natural que Dios se comunique
con mi melancolía; que comparta
mi pan, mi techo aciago y que me ofrende,
de vez en cuando, un búho, una botella,
una hoja de menta, un libro viejo
escrito sobre un vidrio de colores.

Es natural que llegue sin anuncio,
definido y abierto como un árbol,
y que se instale cerca de la leña
desatada en crujidos ardorosos
sin dirigirme nunca la palabra,
alto y ritual, hermoso como un sable.

Suele irritarme su actitud, la espera
brillante de sus ojos, la implacable
actividad oculta de sus manos
quemadas por dos vírgulas de hierro.
Yo soy un hombre y Él lo sabe. Tengo
arrebatos de hombre, no de insecto,
ni dulzura animal para mis actos
manejados por turbia inteligencia.

Arrojo el vino. Tiro de la mesa
los mendrugos, las moscas, los papeles;
tenso mis antebrazos, crispo el nervio
más hondo, y con rudeza lo fustigo,
lo invito a que se mida con mi angustia
crecida en los confines de su obra.
No responde. Se ubica acomodando
su codo en la madera, y sin testigos,
pulseamos al igual que dos labriegos
en honesta y tristísima disputa.

 

Roberto Themis Speroni
poeta argentino

Sin título

Read Full Post »

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis.

Si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego con gravedad
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y queja enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

Read Full Post »

«Antes, si mal no recuerdo, mi vida era un festín donde se abrían
todos los corazones, donde todos los vinos corrían.
Una noche, me senté a la Belleza en las rodillas. — Y la hallé
amarga. — Y la insulté.
Me armé contra la justicia.
Me escapé. ¡Oh bujas, oh miseria, oh odio! ¡A vosotros se confió
mi tesoro!
Logré que se desvaneciera en mi espíritu toda la esperanza
humana. Contra toda alegría, para estrangularla, di el salto sin ruido
del animal feroz.
Llamé a los verdugos para, mientras perecía, morder las culatas
de sus fusiles. Llamé a las plagas para ahogarme en la arena, la sangre.
La desgracia fue mi dios. Me tendí en el lodo. Me sequé al aire
del crimen. Y le hice muy malas pasadas a la locura.
Y la primavera me trajo la horrorosa risa del idiota.
Habiendo estado hace muy poco a punto de soltar el último
¡cuac!, se me ocurrió buscar la clave del festín antiguo, donde había
tal vez de recobrar el apetito.
La caridad es la clave. — ¡Esta inspiración demuestra que soñé!
«Seguirás siendo hiena, etc.», exclama el demonio que me coronó
de tan amables adormideras. «Gana la muerte con todos tus
apetitos, y tu egoísmo y todos los pecados capitales.»
¡Ah! Ya aguanté demasiado — Pero, querido Satán, te lo suplico,
¡menos irritación en la pupila! Y mientras llegan las pequeñas cobardías
rezagadas, tú que aprecias en el escritor la carencia de facultades
descriptivas o instructivas, te arranco unos cuantos asquerosos
pliegos de mi cuaderno de condenado.

Arthur Rimbaud
20 de octubre de 1854 – 10 de noviembre de 1891

Read Full Post »

En el salón sonaba la pianola ruidosa,

el cine pornográfico caldeaba aquel ambiente

y cuando el intervalo, los vasos de aguardiente

continuaban aquella velada indecorosa…

Enrique Cadícamo

Read Full Post »

Tres frases diarias han dado por resultado esta compilación:

  1. “La poesía es la forma más hermosa de la utilización de la palabra”. Fernando Soto Aparicio.
  2. “La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”. Rabindranath Tagore.
  3. “La poesía es la primera respuesta a la muerte, al hecho de saber que te vas a morir. Entonces, si la poesía desaparece, la humanidad desaparece a los cinco minutos”. Raúl Zurita
  4. “La risa acaba con el miedo. Sin miedo no hay fe. Porque sin miedo al diablo no se necesita a Dios… La risa es un invento diabólico, que deforma las facciones y hace que los hombres parezcan monos”. Jorge de Burgos [en la novela de Umberto Eco ‘El nombre de la rosa’]
  5. “Al reírnos nos desprendemos de lo que nos duele o tortura. La risa crea una distancia con nuestros propios conflictos y libera los nudos. Es como el estornudo, rápido y liberador”. Alejandro Jodorowsky
  6. “La risa es el momento de liberación que surge de vez en cuando en las tragedias”. Fernando Savater
  7. “Nunca estaba solo aunque estuviese solo. Desde hacía mucho tiempo había adquirido el arte de conversar con las sillas, las ollas, o bien con una vaca, una guitara, o con su propia sombra”. Alejo Carpentier
  8. “No pongas el amor en mis manos como un pájaro muerto”. Jaime Sabines.
  9. “No te enamores nunca, porque duele; duele aquí donde la gente dice que tenemos el corazón”. Juan Rulfo
  10. “Muchos azules en la ciudad, a toda hora queriendo agandallar ¡no! ¡Ya no los quiero ver más!”. Alex Lora
  11. “Yo soy el chico temido de la vecindad, soy el pelón encajoso que te hace llorar…”. Chava Flores
  12. “Él no lo mató; fue el medio, sus padres, sus amigos, la necesidad, sus ansias, qué sé yo… Sin sentido y sin razón”.  Luis Álvarez “El Haragán”
  13. “La mejor forma de perdón es el olvido”. Jorge Luis Borges
  14. “Cierro los ojos para ver”. Paul Gauguin
  15. “Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada puede salvarlo de sí mismo”. Jean Paul Sartre
  16. “¡Pepe `el Toro´ es inocente…!”. `El Tuerto´
  17. “¡Cierre sus ojos! ¡Cierre los ojos!”. Pilar `el marihuano´.
  18. “Se sufre, pero se aprende”. Defensa trasera de un camión en Nosotros los Pobres.
  19. “…y quién se va a creer lo que cuentan los diarios; yo creo en el amor a través de los años”. Fito Páez.
  20. “Te suplico que me avises si me vienes a buscar, no es porque te tenga miedo solo me quiero arreglar. Te encontrare una mañana dentro de mi habitación y prepararás la cama para dos”. Charly García.
  21. “La otra noche te esperé bajo la lluvia dos horas, mil horas, como un perro; y cuando llegaste, me miraste y me dijiste ‘loco, estás mojado, ya no te quiero’…”. Andrés Calamaro.
  22. “Un científico en su laboratorio no es sólo un técnico: es también un niño colocado ante fenómenos naturales que le impresionan como un cuento de hadas”. Marie Curie
  23. “El estiércol es la verdad profunda de la rosa”. Arturo de Córdoba
  24. “Fíjate que suave….”. Manolin
  25. “La locura es la única reacción sana para una sociedad enferma”. Thomas Szasz
  26. “El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo”. Epicuro
  27. “El paso que tenemos que dar después de dejar de criticarnos es ser dulces, amables y pacientes con nosotros mismos”. Louise L. Hay
  28. “Ahora puedes subastarme. Sólo poseo tu breve luz y la alucinada fe de los desheredados”. Soledad Álvarez
  29. “Todos piensan en cambiar a la humanidad, y nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. León Tolstói
  30. “Sin su obra, la vida de un escritor es común y desordenada. Pero la vida no importa. La tarea de escribir exige tanto carácter, esfuerzo y energía emocional que la vida del autor queda relegada a un segundo plano. Un escritor jamás va a organizar su vida de manera brillante porque no es ahí donde respira”. Martin Amis.
  31. “Uno puede traer el aliento alcohólico y no andar tomado; así como uno puede traer el culo apestoso y no andar zurrado”. (Comandante de policía de Naucalpan)
  32. “El progreso técnico nos proporciona los medios más eficaces de regreso”. Aldous Huxley
  33. “Un hombre sin imaginación es como un pájaro sin alas”. Wilhelm Raabe
  34. “¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano…?”. Chava Flores
  35. “Mujer, si puedes tú con Dios hablar, pregúntale si yo alguna vez te he dejado de adorar…”. Alberto Domínguez Borrás
  36. “Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia. Existen muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar. Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo”. Gandhi
  37. “Aprendí a aceptar las cosas como se nos van presentando, a saber que nada finalmente es grave”. Álvaro Mutis
  38. “Si hay algo que me ha fastidiado siempre es la alegría ajena…”. Boogie, el aceitoso
  39. “Ya lo dijo Emiliano Zapata: Tierra (para sembrarla) y Libertad (para fumarla)”. Alex Lora.
  40. “Cuando decimos que todo tiempo pasado fue mejor, condenamos el futuro sin conocerlo”. Francisco de Quevedo
  41. “Cuando el amor llega así de esta manera, uno no tiene la culpa. Quererse no tiene horario ni fecha en el calendario cuando las ganas se juntan…”. Simón Díaz
  42. “Soy un mártir no un santo y por supuesto te quiero follar…”. Violadores del Verso
  43. “La opinión abunda en la boca de los tontos”. Juan Carlos Bodoque
  44. “La historia me absolverá”. Fidel Castro
  45. “Sólo practicando la caridad en la más amplia acepción de la palabra, podrás tener en este mundo la felicidad”. Francisco I. Madero.
  46. “Amo el amor de los marineros que besan y se van”. Pablo Neruda
  47. “Los amigos del barrio pueden desaparecer… pero los dinosaurios ¡van a desaparecer!”. Charly García
  48. “Todos flotan”. It.
  49. “El mensaje de Jesucristo fue claro: AMEN. La cosa empezó a torcerse cuando la Iglesia se empeñó en ponerle un acento”. (Feisbuc)
  50. “Todo el mundo es extraño y maravilloso para unas pupilas bien abiertas”. José Ortega y Gasset
  51. “Hay algo más importante que la lógica: la imaginación”. Alfred Hitchcock
  52. “Hay dos cosas que un buen charro debe tener: una buena vieja y una buena mula. Eso sí: que la mula no sea muy vieja y que la vieja no sea muy mula”. Vicente Fernández.
  53. “El poder desgasta, pero lo qur más desgasta es no poder…”. Luis Donaldo Colosio.
  54. “Cuando los de arriba hablan de paz, el pueblo sabe que habrá guerra”. Bertolt Brecht.
  55. “Con un gran poder, viene una gran responsabilidad”. Tío Ben
  56. “Por el poder de la verdad, mientras viva, habré conquistado el universo”. Fausto
  57. “Aquí perecerán todos los rincones de mi cuerpo… menos uno, sólo uno. Es pequeño y frágil, pero es lo único por lo que vale la pena luchar…”. Valerie
  58. “Está bien, Dios, ya te divertiste, por favor, me conformo con el menos espectacular de los milagros que tengas…”. Malcolm Wilkerson
  59. “No soy un hombre de plegarias, pero si estás en el cielo: ¡Sálvame Superman!”. Homero Simpson
  60. “Si Dios tan solo me hiciese una simple señal, como hacer un depósito en mi cuenta corriente…” Woody Allen.
  61. “Por mi raza hablará el espíritu” UNAM (José Vasconcelos).
  62. “El que a buen árbol se arrima buena sombra le acobija”, Refrán mexicano.
  63. “El hombre es un animal político por naturaleza”. FCPyS (Aristóteles).

Read Full Post »

Cesen las risas y comience el llanto.
Esta mesa en sepulcro se convierte.
¡Vivos y muertos, escuchad mi canto!

Mientras que vinos espumosos vierte
nuestra antigua amistad, en este día,
y con alegres brindis se divierte;

y en raudales se escapa la armonía;
y la insaciable gula se despierta;
y va de flor en flor la poesía;

y el júbilo de todos se concierta
en una sola exclamación: ¡gocemos!,
y gozamos… La muerte está a la puerta.

Rechazar unas sombras, ¿no las vemos?
¡Ellas nos tienden suplicantes manos!
Ese acento, esos rostros conocemos.

¿No los oís?, ¡se llaman gregorianos!
Permíteles entrar, ¡oh muerte adusta!
He aquí su asiento… Son nuestros hermanos.

Pudo del mundo la sentencia injusta
proscribirlos, mas no de mi memoria:
Conversar con los muertos no me asusta.

Algunos de ellos viven en la historia;
otros, en florecer ocultamente
cifraron su placer, su orgullo y gloria.

Villalba asoma su tranquila frente
y el fraternal abrazo me reclama…
Y yo no puedo declararlo ausente.

¡Ay! en Fonseca ved cómo se inflama
el paternal cariño, no olvidado,
y, por nosotros, lágrimas derrama.

¿Será de nuestro seno arrebatado
Domínguez, que constante nos traía
un fiel amor y un nombre venerado?

¿No guarda nuestro oído todavía
los brindis que en el último banquete
pronuncian Soto, Iglesias y García?

Pero ¿será la Parca quien respete
los votos del dolor? ¡Empeño vano!
¡Turba de espectros, a tus antros vete!

¡Separóse el hermano del hermano!
Para sentaros a la mesa es tarde,
¡para irnos con vosotros es temprano!

Para vosotros, ¡infelices!, no arde
ya un solo leño en el hogar; ni miro
cuál copa vuestros ósculos aguarde.

¡Sólo va tras vosotros un suspiro!
Idos en paz; y quiera la fortuna
no cerrar a la luz vuestro retiro.

Odio el sepulcro, convertido en cuna
de vil insecto o sierpe venenosa
donde jamás se asoman sol ni luna.

Arraigue en vuestros huesos una rosa
donde aspire perfumes el rocío
y reine la pintada mariposa.

Escuchad sin temor el rayo impío;
y sonreíd al contemplar cercano,
vida esparciendo, un caudaloso río.

¡Para irnos con vosotros es temprano!
Aguarde, por lo menos, la Impaciente
que la copa se escape de la mano.

Más que a vosotros ¡ay! rápidamente
¿por qué de la existencia nos desnuda?
A éste despoja la adornada frente;

al otro dobla con su mano ruda;
a unos envuelve en amarillo velo;
y algunos sienten una garra aguda

en las entrañas, y en las venas hielo.
¡Ay! otra vez vendrá la primavera
y hallará en nuestro hogar el llanto, el duelo;

y este festín veremos desde afuera.
Tal vez alguno a despedirse vino.
Turba de espectros, al que parte, espera.

¿Sabéis cuál es el puerto, del camino
que llevamos? La tumba. Ya naufraga
nuestra nave; en astillas cae el pino;

quién en las aguas moribundo vaga;
quién a la débil tabla se confía,
y el que a la jarcia se subió, no apaga

la luz de la esperanza todavía,
y conviertan sus golpes viento y olas,
y el cielo inexorable un rayo envía.

Sube el fuego a bajar las banderolas,
y el ave de rapiña, el triste caso,
y las fieras del mar lo saben solas.

¿Qué es nuestra vida sino tosco vaso
cuyo precio es el precio del deseo
que en él guardan natura y el acaso?

Si derramado por la edad le veo,
sólo en las manos de la sabia tierra
recibirá otra forma y otro empleo.

Cárcel es y no vida la que encierra
privaciones, lamentos y dolores.
Ido el placer, la muerte ¿a quién aterra?

Madre naturaleza, ya no hay flores
por do mi paso vacilante avanza.
Nací sin esperanza ni temores:
Vuelvo a ti sin temores ni esperanza.

Ignacio Ramírez, “El Nigromante”

Read Full Post »

Siempre fui mi pene, Dios mío,
siempre fui el pedazo de mi carne
que entraba en las mujeres,
que me hacía hombre, conocedor del mundo,
propietario de la vida y de la muerte.
¿Por qué me disminuyes?
Yo no quiero aprender de tu sabiduría.
Yo quiero el falo erecto, pero erecto,
para entrar a la hora precisa
en el dulce terrón de la tierra dulce.
¡Condédeme vivir entero
hasta los ochenta!

Jaime Sabines, poeta mexicano

Read Full Post »

Older Posts »