Feeds:
Entradas
Comentarios

Verde

Vuelas
despacio
con tu estela de humo verde
y un aleteo errático,
sin melodía.

Te vas de mi lado
danzando
como Ave Fenix
que busca desesperadamente
un nido donde reposar,
ignorando mis brazos, 
mi sien.

Mis manos frías
se levantan hacia ti.
Mas solo logro retener
el humo
verde
de tu paso por aquí.

Princesa de doble alcurnia
de cantos sin voz
y sueños ligeros
quién fuera humo verde
para ir siempre
siguiendo el rastro de tu vuelo.

image

Del Color de la Tierra

Quince años
de que la verdad irrumpió  nuestras asfálticas calles
poderosa como grito milenario
fuerte  como el olor de la sangre
transparente como sus almas
fugaz, como la eternidad misma.

Y ahí anduvimos de marcha
desde tierras xochimilcas
hasta Tenochtitlan
acompañando el ruidoso andar
de siglos de explotación y muerte
de siglos de lucha y esperanza.

Los vimos de cerca
tanto, que dolían las entrañas
porque de pronto nos cayó
el peso de la historia sobre nuestras espaldas.
Su ensordecedora voz
retumbó en nuestros corazones
pocos, lamentablemente
muchos, quizá, para los que aún los recuerdan.

Compartimos un segundo de su historia
junto con esos extranjeros de un solo nombre
al lado de vítores y performances.

Algunos
llegamos por la juventud
por la curiosidad, por la empatía
y por las primeras andanzas
en la senda de tinta.

Pero también…
fuimos por el interés de conocerlos
estrechar sus manos
conocer su libertad
su pensamiento y dignidad
y decir “estoy contigo”.

Contigo
hermano de pies descalzos
compañera de manos laceradas
la de los refajos multicolores
el de manta y cuero al cinto
los pequeños, con sus rifles de palo
los grandes, con voz de montaña
pájaros rebeldes
selva indómita
pasamontañas.

Quince años han pasado
de que la ciudad más grande
cobijo a los nacientes caracoles
(que hoy, arrojamos
al baúl de “lo menos importante”).

Pero a muchos
los algunos
los pocos
los ningunos
nadie podrá borrarnos
aquellos días
en que nuestros ojo se inundaron
con el color de la tierra.

Mácrom

Silencio

Desfilan los muertos
a través de la ventana
sus ojos vacíos
reflejan la nada
quién
cuándo
cuál reino es este
que se cubre de oscuridad
desdicha y llanto.

Como una parvada de cuervos
los corazones puros se marchan
en desbandada
dejando tras de sí
hierros retorcidos
y el fuego frío
de la desesperanza.

Nadie mira la ecatombe
solo hay olor a muerte
y un profundo dolor
sumido en el silencio…

Mácrom

c3a1rbol-de-los-cuervos

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 790 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 13 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Te he visto

Te he visto
con tus alas de mariposa,
revoloteando
por los campos floridos
siempre sonriente
con una canción en los labios
y el corazón
dispuesto.

Te he visto
brillando incólume
en las noches más oscuras
estrella impalpable
que bañas de luz
la Tierra en que habito
y las noches
despejas de llanto.

Te he visto
reflejo retorcido
en el espejo roto
zocado
por gotas de rocío
sudor
y vapor
de aliento femenino.

Te he visto
silueta postrera
mientras cierro los ojos
intentando dormir
soñando
con tus labios de coral
que se mofan
de mi insomnio.

Te he visto
y no veo nada más
por donde camino
vuelo, pienso,
quimereo
y creo,
que la ilusión falaz
de haberte visto.

 

Mácrom

 

Dark Alley, por Tim Samoff

.miedo.

Ronda

Vienes dos o tres veces
disimuladamente
a dar de vueltas a mi alrededor
y de pronto, descarada
penetras en mi mente
la recorres de completo
y bajas por mi espina dorsal
permaneces un instante
justo en el punto exacto
donde uno no alcanza a rascarse
juegas, brincas, ríes
revoloteas con tu sonrisa indeleble.

Y de pronto,
subes nuevamente a toda velocidad
y sales de mí a través de mis ojos
aprovechando un pestañeo.

Repites este ritual
tres, diez, cien veces al día
en esos momentos
en que solo puedo suspirar
encogerme de hombros
y dejarte ser, hacer,
ir y venir en mis adentros
aunque tú
allá en tu travesía
ni siquiera sepas donde te hallas.

Es por eso que te escribo
para que quede constancia
o bitácora de viaje
del ataque diario y clandestino
que realizas conmigo
un día, cualquiera
de ronda…

Mácrom

Foto: BSTUDIODANZA – Compañia Gallega de Danza