Letras prestadas

Fuimos…

Fuimos
lo que quedó de la tempestad.

Todavía en la tierra
se escucha nuestro lamento,
como el eco de una gaviota
en una playa.

Ese mismo sonido
que desgarró
nuestros huesos.

Después de muertos
nadie nos podrá quitar
la arena que enterramos
en nuestras uñas.

Nos acostarán apuntando
al sol.
Alguien dirá una oración
por nosotros.

¿Quién guardará nuestro amuleto
por siglos?

Christhian García Mirafuentes, poeta mexicano
Tomado de la Revista Este País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s